sábado, junio 24, 2006

Sobre el Zócalo de mi ciudad

fotografía: Seis ojos

Ayer me dí por fin una vuelta al centro de mi ciudad. No pretendo culpar a nadie porque ya se sabe que la terquedad del oaxaqueño puede llegar a ser proverbial. Una terquedad de ambos lados que finalmente ha afectado a la población en general.
La avenida principal, Independencia, está bloqueada por los maestros para convertir a la plaza principal en una especie de cuartel a cielo abierto para el magisterio. Caminando hacia esta me tope en alguna esquina del famoso andador turístico y bajo los puestos de elotes y hamburguesas al menos un centenar de piedras dispuestas a ser usadas como proyectiles en caso de que la ocasión lo amerite.
Llegando hacia la recien inaugurada Plaza Independencia podemos ver los grupos de maestros que vigilan a los transeuntes (no vaya a ser alguno espía del gobierno). Corrió el rumor de que a mitad de semana estuvieron pidiendo alguna indentificación para dejar transitar por el zócalo (según me dijo una amiga a su novio se la pidieron).
Lo que es verdaderamente triste es ver las piedras levantadas, las paredes rayadas, el silencio tenso de la expectativa. No me acerqué al kiosco. No vale la pena verlo grafiteado. Y además da tanta pena ver a los turistas caminando entre todo esto. ¿Qué impresión se llevan de mi ciudad? Habría de preguntarle a alguno.
Lo peor es que no se ve cercana la solución. El gobernador y el magisterio están atrincherados en su soberbia y necedad. Y el pueblo sigue siendo, como históricamente está demostrado, el rehén de la ambición de unos cuantos.

Saludos!

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home