viernes, mayo 05, 2006

Mi ipod y yo


Hablemos de la cultura del Ipod, la que de alguna manera amenaza a los maqueros de hueso colorado. Yo tengo un ipod (no estoy siendo pretencioso porque mi lana me costó y cualquiera puede tener ya uno) o más bien mi ipod me tiene a mi.
Yo no sabía mucho del ipod hasta que Myriam viene y me dice me voy a comprar un ipod con mi fondo de ahorro, mi tío me lo va a traer de los Estados Unidos. Y yo le dije ¿Cuanto cuesta eso? Pues como tres o cuatro mil pesos. ¿Qué? casi le grité. Todo para que solo toque música.
Pero entonces cuando la vi con él. Me empecé a sentir celoso. Pasaba más tiempo con él que conmigo y no entendía bien porque. Si, se oye pocamadre pero que más. Si son como 20 gb de música pero ¿Qué más? Y así seguí durante un año. Luego me salí del trabajo en donde estaba y me pasé mucho tiempo sin hacer nada pensando mientras caminaba por el centro "Ahorita podía estar escuchando a Cerati, o a Rigo o Jazz o....".
Un día Myriam salió de viaje, yo ya había decidido comprarme uno con mis últimos ahorros, y me prestó el suyo. Y pues, no podía dejarlo. Claro, ella y yo compartimos algunas diferencias en cuanto a gustos musicales se refiere. Pero no dejaba de pensar que cuando tuviera el mio le metería las canciones que yo quisiera que sería mi ipod y que podría decir como el Pato Lucas: "mio, mio, mio, mio, solo mio".
Ella regresó del viaje con mi ipod. Ya sabía yo que la caja era muy bonita pero cuando llegó me encantó (de hecho anda por aqui cerca, nunca la voy a tirar). Y listo. A presumirselo a mis cuates del trabajo y a llenarlo de música.
Digo que mi ipod me tiene a mi y yo no a él porque no lo puedo dejar. Cuando salgo a la calle lo llevó. Dos que tres personas me han dicho oye cuando vas por la calle te saludo y ni me pelas. No es mi culpa, es la del ipod. Voy en mi mundo particular. Y cuando sin querer se me olvida siento como si me faltara algo. Si ya sé que uno que otro traumado de la moda me dirá "Se ve naquisisisimo que traigas ese chunche colgado del cinturón" pero me vale es mi ipod.
En mi ipod va de todo. Va Intocable junto a Stan Getz, Seu Jorge con Polo Polo, Interpol con Ely Guerra.
Alguien ha tenido a bien decir que el ser humano se trata de definir a si mismo a través de la música que escucha. El ipod es solo un instrumento fashion para ejercer el derecho de crearse una identidad a través de esta.
Ahora mi ipod esta un poco traqueteado. Ninguno de mis cuidados pudo impedir alguna que otra rayadura en el reverso y en la pantalla. No puedo ver videos en él, No es a color pero (como a duvalín) no lo cambio por nada. Y si llegá el día en el que tenga que decirle adios. Lo jubilo con bombos y platillos.
Si se han preguntado porque aún no se ha creado el verdadero ipod killer tomen uno. Ponganse los audífonos y se darán que el solo hecho de navegar por sus canciones favoritas es algo imposible de encontrar en otros gadgets.

1 Comments:

  • Sin duda, yo tengo uno de 40Gb, viejito pero bonito y de verdad, es mi fiel compañero en las horas de tráfico, en las noches solitarias y sobre todo en las largas caminatas.

    De verdad que el ipod es excelente, y sobre todo, muy personal, tu música, tu personalidad compactada a un formato MP3 ¿o qué no?

    Saludos Javier.

    By Anonymous aRGan, at 9:04 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home