domingo, abril 23, 2006

Todos en algún momento, y sin excepción alguna, quedamos atrapados en una prisión musical fruto de nuestros años de adolescencia y primera juventud. Y entonces, cuando los hits se vuelven clásicos te das cuenta que has comenzado a envejecer.
Javier, en una noche melancólica de domingo

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home