miércoles, abril 26, 2006

El diseñador y la consciencia

En el segundo semestre de la carrera tuvimos un maestro cuyo nombre no es relevante ahora. Lo que si es importante es que durante todo el semestre se refirió a nosotros como "plastas" y no solo a nuestra actividad sino a la de la escuela tambien simplemente como "pavadas". Fue un semestre bastante surreal porque no puedo decir que aprendieramos algo relevante. La materia era comunicación y lo irónico fue que realmente era tanta nuestra aprensión que ni siquiera nos comunicabamos entre nosotros. Ahora lo entiendo muy bien. El tipo era una especie de existencialista que se enfrentaba a un grupo de chavitos de 19 años que no se preocupaban de nada más que de si mismos (salvo dos o tres excepciones). Solo nos importaba seguir en la carrera y pasar y a lo mejor algún día ser unos profesionales exitosos (claro sin saber a ciencia cierta el como). Tal vez su forma de referirse a nosotros carecía de tacto pero era su forma de hacernos sentir su inconformidad frente al sistema social y si lo puedo decir. Si eramos de algún modo unas "Plastas" pues ibamos, nos sentabamos ahí como quien se sienta frente a un televisor. Sin consciencia crítica.
Y entonces llegamos al séptimo semestre. Y era la materia de publicidad II. Realmente no habíamos aprendido mucho en la materia anterior (publicidad I) y lo que realmente recuerdo bien es que la maestra nos dijo que tenía el pelo muy largo cuando era joven (también debo decir que mi memoria, aunque buena, es inconsistente y asistemática). El maestro de esta nueva materia era una especie de Neohippie o Yuppie zen que tenía un currículum impresionante: había trabajado en televisa y no se en cuantos lugares más de muy buen nivel. Sin embargo y debido a varios eventos en su vida toda su realidad había cambiado haciendo que tuviera una filosofía en la cual se incluía un acercamiento novedoso a la enseñanza: no nos enseño nada práctico y en cambio nos puso a meditar una que otra vez en su clase.
Con este maestro se repitió lo mismo que con el anterior. No nos decía plastas, pero si nos cuestionaba sobre nuestra actitud ante la vida: ¿No leen periódicos? ¿No miran las noticias con ojos críticos? ¿No alzan un libro de vez en cuando?
Lo cierto es que el tipo te podía relacionar el movimiento hippie y el uso del LSD a sus inicios en la generación beat y William Burroughs.
Y pues, a nosotros debería de habernos dado vergüenza ser tan acríticos ante la vida y vivir pensando que pues diseñabamos y ya. Pero no, y ¿Por qué? Pues por que eramos generación Xteca y pues eramos bastante cínicos ante cualquier atentado contra nuestro modus vivendi.
Ahora entiendo que es bueno que alguno de nosotros hayamos entendido algo de lo que nos decía pues aunque a la mayoría llegó a pensar que ese tipo era un farsante había algo importante en sus mensajes: Ve, mira, entiende, aprende y vuelve a mirar.
Pero ¿Por que es importante esto para un diseñador? Por que un diseñador es un creativo y aunque parezca contradictorio la creación no comienza de la nada. Necesitamos tener un bagaje cultural no solo a nivel gráfico sino a nivel general. Tenemos que ser conscientes no solo de las tendencias en cuanto a logotipo, ilustración o editorial. Sino además de lo que ocurre a nuestro alrededor. Estamos inmersos en una sociedad. Somos seres que contribuyen a su desarrollo cultural y por lo tanto debemos estar atentos a las dinámicas que la integran.
Debemos ser más conscientes para estar atentos a los signos y los mensajes que podrian ser utilizados a posteriori en nuestro trabajo diario. Y para obtener cosnciencia debemos leer y no me digan las letras me aburren. Se necesita disciplina lo sé. Pero cuando llegas a enamorarte del lenguaje que utiliza Cortazar en Rayuela ya vas por buen camino; Debemos mirar la vida y también la tele, aunque con ojos críticos; Echemosle la vista a algún periódico por lo menos el domingo para que tengamos otra perspectiva de nuestra sociedad y sobre todo aprendamos de los demás con humildad porque si crees que lo sabes todo significa que no sabes nada (Y Si me dijeras que no sabes nada te diría que efectivamente y pues que yo tampoco se nada).
Para terminar un ejemplo: Recuerdo que este mismo profesor nos comentó en alguna ocasión que la mujer que había ideado una campaña muy famosa, que ha durado alrededor de diez años, lo había hecho después de haber leido una linea en un poema de Borges que rezaba así:
Soy totalmente tuyo.



No es difícil adivinar la campaña.

Saludos!

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home